Sensibilidad dental

Los escalofríos o dolores causados por la hipersensibilidad en los dientes pueden controlarse e incluso curarse por completo

La sensibilidad dental es un dolor agudo y breve al que comúnmente nos referimos como “escalofríos en los dientes”. Aparece cuando nuestra dentina (el tejido bajo el esmalte) queda expuesta a estímulos térmicos (alimentos y bebidas frías o calientes), táctiles (cepillado), osmóticos (alimentos ácidos, azúcares, etc.) o químicos o evaporativos (agua o aire). Cuando este dolor no puede atribuirse a ninguna otra enfermedad o defecto dental, estaremos ante un caso de hipersensibilidad.

Tratamiento de la hipersensiblidad

La sensibilidad dental puede curarse. Si eliminamos sus factores de riesgo e iniciamos el tratamiento adecuado, podemos controlarla e, incluso, eliminarla. En algunos casos, será suficiente con el control de estos factores y el uso de productos de higiene oral específicos para la hipersensibilidad; en otros, es posible cubrir las recesiones de las encías mediante técnicas de cirugía mucogingival (injertos de encía); e incluso, en ocasiones, puede estar indicada la endodoncia.

Preguntas frecuentes

Aparte de las molestias, ¿ocurre algo si no trato la sensibilidad dental?
¿Cuáles son los factores de riesgo de la hipersensibilidad dental?
¿Qué tipo de personas suelen ser más propensas a sufrir sensibilidad dental?

Contacta con nosotros 959 25 13 46 E-mail